Hipathia de Alejandría

Nuestra protagonista nace en el año 370 de nuestra era en la ciudad de Alejandría, en la Provincia romana de Egipto, muriendo 45 años después en el mismo lugar.

Egipto era Provincia del Imperio romano desde que en el año 30 a.C. el césar Octavio Augusto la incorporara tras su guerra con la reina Cleopatra VII Filopator y su compañero sentimental, el general romano Marco Antonio.

Cuatrocientos años después, Egipto seguía siendo provincia romana, bajo el mando de un praefectus. El Imperio romano estaba amenazado desde hacía un siglo y el emperador Constantino creyó que sería una buena idea unificar a todos los súbditos bajo una sola creencia que compactara al Imperio para hacerlo así más fuerte frente a sus enemigos, por lo que Roma decidió abrazar el cristianismo. Pero ésta era una religión burda y no demasiado consistente, por lo que el equipo que el emperador reunió para llevar a cabo la empresa ideó una serie de creencias basadas en mitos y leyendas sin base histórica, una simbiosis entre la mitología griega y romana con la oriental y el propio credo cristiano.

Pronto, una serie de sacerdotes y monjes cristianos se opusieron a tan descomunal farsa en la que Constantino pretendía convertir al cristianismo para adaptarlo a las necesidades espirituales de las legiones romanas. El líder de esos monjes se llamaba Arrio por lo que sus seguidores pasaron a denominarse arrianos.

Los sucesores de Constantino no estaban de acuerdo con el planteamiento religioso de su gran antecesor por lo que volvieron a la religión politeísta, pero Teodosio decidió retomar el plan de Constantino con la fuerza de la espada si era menester. Los antaño perseguidos pasaron a convertirse en perseguidores, olvidando sus tribulaciones pasadas y pretendiendo que aquellos que abrazaban una fe distinta a la suya se convirtieran en herejes y con ello declararles enemigos del Imperio. El nuevo emperador no quería disensiones internas si quería salir victorioso de sus enfrentamientos externos ya que no podía emplear a sus legiones en dos frentes, por lo que permitió que se realizara una pugna cruel contra los politeístas y cuantos no comulgaran con la nueva fe católica. Comienza para Occidente la Edad oscura del conocimiento y la ciencia, aquella en la que se silenció el saber antiguo, no permitiendo la Iglesia cristiana-católica su desarrollo y el acceso de la población a tan vasta cultura por miedo a que averiguaran que el catolicismo era tan solo un gran montaje urdido por emperadores romanos y obispos ávidos de poder.

Hi
pathia era hija del matemático y filósofo Teón de Alejandría. Se sabe que estudió las ciencias del momento puesto que llegó a ser directora de la Escuela Platónica de Alejandría a la edad de treinta años, donde impartía clases, precisamente, de matemáticas y filosofía, especializándose en neoplatonismo, dándole un toque personal al profundizar en las enseñanzas que los fundadores de ese movimiento filosófico nos dejaron, pero también entró en el punto de mira de los cristianos extremistas que se estaban haciendo con el control del Imperio. Para consuelo de los católicos actuales, sabemos igualmente que hubo cristianos de entonces que defendieron a Hipathia, a la que admiraban como Sinesio de Cirene.

Sinesio tenía la misma edad que Hipathia y sentía verdadera pasión por ella, como podemos entrever en sus cartas, calificándola de su maestra, madre y filósofa preferida. De vuelta a Cirene, se implicó personalmente en la defensa de las fronteras, ingeniando una nueva catapulta, más efectiva que las del momento, reforzando así mismo las murallas y fortalezas y en agradecimiento por los servicios prestados, el clero y el pueblo le eligieron como su obispo pero Sinesio lo rechazó, en principio, acabando por aceptarlo si le permitían seguir creyendo en sus ideas neoplatónicas aprendidas de mano de Hipathia. Se le permitiría también seguir casado, una prueba más de que tanto antes como ahora, el poder y el dinero permiten vulnerar las normas si ello va en beneficio de la Iglesia, la cual ha concedido siempre, a lo largo de la Historia, prerrogativas a quienes la favorecieran de algún modo o a los poderosos de cada momento.

De la gran obra de Sinesio destacamos sus cartas, siendo una de las destinatarias, precisamente, Hipathia de Alejandría.

Hipathia tenía otros defensores, como Orestes, el prefecto romano de Egipto, sin duda alguien a tener muy en cuenta ya que representaba al poder imperial pero el patriarca, Cirilo, que después sería elevado a los altares del santoral católico, no cesaba de conspirar para destruir la Escuela Platónica ya que pugnaba con los cristianos en conseguir adeptos, aunque en honor de la verdad habría que decir que quienes se sentían amenazados eran los líderes cristianos ya que sus argumentos doctrinales quedaban desarmados frente a la filosofía neoplatónica por lo que tramaron desde un principio el modo de acabar con Hipathia y sus correligionarios, aunque entre ellos hubiera también cristianos.

El padre de Hipathia fue el gran sabio Teón, quién comentó la obra de Ptolomeo “Almagesto” y también las de Euclides, siendo el último director de la Biblioteca de Alejandría hasta que fue destruida por una muchedumbre cristiana respaldada por el patriarca anterior a Cirilo y tío suyo, Teófilo. Se trató de uno de los grandes pecados de la Historia de la Humanidad, la destrucción de la Biblioteca de Alejandría, que realmente era la heredera de la verdadera Biblioteca, destruida el siglo anterior. La nueva Biblioteca se encontraa en el Serapeum, un templo antiquísimo que se había convertido en depositario de todo el saber clásico. Con el tiempo, los cristianos le echarían la culpa de la destrucción de la Biblioteca a los árabes, cuando al invadir Egipto, el califa Omar decidió quemarla, pero no hay nada que documente tal afirmación, en cambio sí se sabe que fue arrasada entre los siglos III y IV y en cualquier caso, si sobrevivieron ejemplares de algunas obras y los musulmanes las quemaron, esto no excusa a los cristianos de dos siglos antes por su detestable crimen además de que cuesta trabajo creer que los árabes fueran destructores al mismo tiempo que depositarios del saber clásico durante la Edad Media, mientras Europa permanecía en la oscuridad intelectual, promovida por la Iglesia ya que, independientemente de las persecuciones religiosas que también las hubo en territorio musulmán, los árabes no arremetieron contra el saber, conscientes de que les daba superioridad frente a sus bárbaros enemigos cristianos.

Imaginemos que unos locos fundamentalistas destruyeran la Biblioteca Vaticana. Todos nos quedaríamos horrorizados ya que en su interior hay verdaderas obras únicas; eso fue, ni más ni menos, lo que ocurrió en el siglo IV: unos extremistas cristianos destruyeron todo el saber de la época, a sabiendas de que entre sus paredes había obras de las que no existían más copias. No querían dejar rastro del saber clásico; desde ese momento, el único conocimiento que debía existir era el que ellos imponían.

El nombre Hipathia significa “la más grande” y sin duda Teón sintió verdadera admiración por su hija desde siempre y viceversa, lo que ayudó a Hipathia a conocer a los grandes sabios de la Antigüedad, incluidos los astrónomos ya que sentía devoción por la ciencia que estudiaba los astros.

Hipathia nunca se casó salvo con la cultura y la ciencia que estudiaba con tanto ahínco y eso que era conocida no solo por su elocuencia, que tanto encandilaba a propios y extraños, también por su belleza.

No se sabe a ciencia cierta quién encabezó la manifestación que mató, de modo brutal, a Hipathia o quién dio la orden, pero la sospecha general es que detrás de todo se encontraban el propio Cirilo de Alejandría y Pedro el Lector.

Podemos imaginarnos como era el tal Cirilo con episodios como la condena del nestorianismo.

Nestorio era el patriarca de Constantinopla y defendía que el Hijo de María no era Hijo de Dios sino que poseía una naturaleza dual, siendo el cuerpo portador del Logos-Dios pero no Dios mismo por lo que María no era madre de ningún Dios. En el Concilio de Éfeso de 431, Cirilo se las ingenió para comenzar el cónclave solo con sus partidarios, no esperando a los de Nestorio, por lo que el bando de Cirilo ganó la polémica, marchándose del seno de la Iglesia Nestorio y sus partidarios, entre ellos varios obispos.

En Alejandría se le tenía verdadero temor a Cirilo quién siempre iba acompañado de cientos de monjes siendo uno de los jefes de esta pseudo guardia personal Pedro el Lector, convirtiéndose esos monjes en unos verdaderos terroristas que amenazaban o agredían a todo el que no comulgara con las ideas de Cirilo.

Llegó un momento que el prefecto se cansó de los desmanes de estos criminales y arremetió contra ellos, sobre todo cuando recibió una pedrada de uno en particular al que mandó ejecutar pero al que Cirilo nombraría mártir de la Iglesia.

En marzo de 415, Pedro el Lector, al frente de estos monjes de Cirilo, asaltó el carro de Hipathia, protegida del prefecto, la desnudaron y la arrastraron, atada al carro, hasta la sede patriarcal, el templo conocido como Cinaron, donde la despellejaron utilizando como herramienta de tortura unas conchas marinas, dejando que se desangrara hasta su muerte, tras la cual la quemarían, esparciendo sus restos. Los monjes pertenecían al templo de Cirilo de Jerusalén pero este Cirilo no era el patriarca de Alejandría; curiosa coincidencia, tal vez aprovechada por el patriarca para darse aún más importancia, aunque el otro Cirilo, el de Jerusalén, conoció bien al tío del Cirilo de Alejandría, defendiendo ambos la naturaleza divina de Jesucristo frente al arrianismo. La diferencia estribaba en que Cirilo de Jerusalén, al contrario que su homónimo alejandrino, era un hombre tranquilo que, por lo general, huía de la polémica.

La Iglesia quiso silenciar el horrible crimen como hizo con muchos otros, hasta que el Movimiento de la Ilustración recuperó la figura de Hipathia como ejemplo de cómo debía ser una defensora e impulsora del saber frente al fundamentalismo, algo a lo que los ilustrados se enfrentaron también en el siglo XVIII, convirtiéndose Hipathia en uno de sus referentes y en toda una heroína. Con respecto a Cirilo, sería nombrado santo y doctor de la Iglesia, venerado durante siglos en base a la ignorancia en la que Iglesia gustaba mantener a sus fieles para así tenerles más dóciles. Pero el suceso fue recogido por Juan de Nikio, un obispo egipcio del siglo VII.

Al parecer, cuando el prefecto romano se enteró de lo sucedido enloqueció de furia ya que era amigo personal de Hipathia y todo un admirador, por lo que ordenó una investigación pero la lógica falta de personas que testificaran el crimen (evidentemente había un gran temor a correr la misma suerte que Hipathia), impidió ejecutar a sus autores e incluso Cirilo, ante la presión del prefecto Orestes, llegó a decir que Hipathia estaba viva pero que se había marchado a Grecia. El propio Orestes huyó debido a las maquinaciones de Cirilo.

Hipathia no solo dirigía la Escuela Platónica o colaboraba con su padre, sino que escribió un Canon de Astronomía y revisó el trabajo del astrónomo Claudio Tolomeo e incluso elaboró todo un planisferio. Llegó a diseñar un astrolabio y un aparato destilador de agua, un hidroscopio para medir la presencia y el nivel del agua y un hidrómetro graduado que servía para determinar el peso específico de los líquidos. Por último, como dice Rosa M. Domínguez Quintero, del Instituto de Física de Cantabria, se le supone inventora del aerómetro, instrumento que se usa para medir las propiedades físicas del aire y otros gases.

____________________________________________________________________

Adolfo Estévez

Isaac Abravanel



Don Isaac Abravanel, nacido en la ciudad de Lisboa en el año de 1437 (5197 del calendario hebreo), en el seno de una rica familia judía, los Abarbanel, conocidos también como Abravanel, que llevaban en Portugal desde hacía casi 100 años, por lo que fue educado por los mejores profesores portugueses de mediados del siglo XV llegando a responsabilizarse de las finanzas de grandes nobles del Reino de Portugal, por aquel entonces un Estado próspero gracias al comercio atlántico centralizado en la capital, Lisboa, lo que ayudó a superar la crisis económica del siglo anterior que se había extendido en el tiempo, bien entrado el “Cuatrocientos”.

 

A mediados de la década de los 70 del siglo XV, entra al servicio de la Corona de Portugal, bajo el reinado de Alfonso V, pero las buenas relaciones de su familia con el duque de Braganza acabarán perjudicándole ya que el noble fue acusado de conspirar contra la monarquía por lo que todos los que se relacionaban con él cayeron en desgracia ante los ojos del rey.

 

Cuando tenía 46 años de edad, Don Isaac fue uno de esos sospechosos de conspirar contra el rey Juan II de Portugal. En la Introducción al Comentario a Josué dice que la conjura de los nobles era falsa y que el Duque de Braganza era inocente:


"Y se conspiró contra ellos, diciendo: Sois reos de muerte, porque habéis conspirado contra mí todos vosotros, para entregarme a mí y a mi país en mano de los reyes de Sefarad".

 

Por todo lo anterior, se vio obligado a marcharse al Reino vecino que los Reyes Católicos de Castilla y Aragón estaban construyendo con la idea de unificar lo que en su día fue Hispania, empresa de enorme envergadura que era seguida con recelo por la monarquía portuguesa por lo que ello podía implicar para su seguridad ante el empuje expansionista de los reyes Fernando e Isabel a cuyo servicio entró Abravanel, el cual se estableció en la localidad de Segura de León (Extremadura), donde iniciaría una extensa obra literaria en hebreo volcada básicamente en el estudio de La Biblia ya que en principio Isaac no quería volver a trabajar para la nobleza, pues estaba escarmentado de su experiencia portuguesa. 

 

Cuando los judíos fueron expulsados de los Reinos hispánicos, los Abravanel emigraron a Italia aunque otra rama lo haría al Imperio turco viajando unos terceros al norte de África, pero sería Europa el continente por el que se diseminarían principalmente, en el siglo XVI y una vez comenzó a colonizarse el Nuevo Mundo, también por América, en el siglo XVII.

 

Sin embargo, la relación con España venía de muy atrás pues está documentada la presencia de algunos miembros de esta gran familia en la ciudad de Sevilla, desde su conquista por los reyes cristianos Fernando III, el “Santo” y Alfonso X, el “Sabio”. De hecho, el servicio prestado a la Corona de Castilla por la familia Abravanel fue decisivo para permitirle marchar con gran parte de su fortuna cuando fueron expulsados de España junto con el resto de la comunidad judía.

 

Los Abravanel fueron tesoreros y recaudadores de impuestos durante el siglo XIV pero con motivo de las persecuciones de finales de este siglo, Samuel Abravanel se vio obligado a convertirse al cristianismo si quería sobrevivir junto a su familia, si bien optó por marcharse a Portugal, donde el rey Juan I les acogía consciente de que era beneficioso para su Reino ya que los judíos eran famosos por ser excelentes administradores. Una vez en territorio luso y sin peligro que correr, renunció al cristianismo para volver a practicar libremente sus creencias religiosas.

 

Judah Abravanel, hijo de Samuel y padre de Isaac, entraría al servicio financiero de Don Fernando de Portugal y del poderoso Duque de Braganza por lo que Isaac crecería en un ambiente refinado, convirtiéndose en un erudito de una vastísima cultura al dominar el latín, el hebreo, el castellano y el portugués y estudiar tanto cultura y religión judías como escolástica medieval y filosofía grecorromana, lo que le permitiría escribir su primera obra con tan solo veinte años de edad: Las formas de los elementos.

 

El hijo de Isaac Abravanel fue un reputado médico que llegaría a ser el doctor personal del Gran Capitán en sus campañas italianas así como un profuso escritor de estilo platónico, firmando sus obras como “León Hebreo”. 

 

Isaac Abravanel siempre defendió su inocencia ante los reyes de Portugal pero no fue oído por lo que acabó dedicándose en cuerpo y alma a su nuevo País, Castilla. Aquí, otro ciudadano judío muy importante, Abraham Señero, que trabajaba para la Corona de Castilla y Aragón, le propuso como arrendador de las rentas públicas. La amistad de estos dos honorables y leales judíos les llevó incluso a financiar en parte (no solo aportando medios y caudal de sus respectivas fortunas sino también recaudando de otras) la campaña bélica de Granada por la que los Reyes Católicos pretendían poner fin a la Reconquista histórica, iniciada con el alzamiento de los nobles asturianos contra los musulmanes en el siglo VIII. 

 

En la Introducción al "Comentario a Reyes", Isaac Abravanel admite que es alguien afortunado:


"Y me concedió Dios gracia ... a los ojos de los príncipes que se sientan al frente del reino .......... y estuve próximo a ellos muchos días y me ocupé en su servicio ocho años, con riqueza y con honor que se les hace, y viviendo con ellos me afiancé en sus cortes y sus castillos (…) “ y me afiancé el honor de reyes y príncipes del país” (…) "fui la cabeza de todo mi pueblo, y se calmó como lluvia para mí; después de mis palabras no cambiaban".

 

Pero en 1492, de repente, todo cambió y a pesar del esfuerzo recaudador y de los servicios prestados, sus Católicas Majestades le dieron la espalda tanto a él como al resto del pueblo judío, cuando nunca supusieron amenaza alguna para la estabilidad del Reino:


"Llamé a mis amigos, que ven el rostro del rey, para pedirles por mi pueblo, y los nobles se concertaron para hablar al rey con toda energía para que retirase los documentos de la ira y de la cólera y los pensamientos que había pensado contra los judíos para aniquilarlos" (…) "y como víbora sorda cerró su oído, no me respondió nada".

 

Lo cierto es que los reyes le apreciaban por su experiencia sobradamente demostrada y confiaban en que se convirtiera al cristianismo para así poder quedarse en España pero Isaac Abravanel no era un cobarde y decidió no dar la espalda a sus correligionarios y acompañarles en su amarga expulsión de la que consideraban su tierra, en la que habían vivido generaciones y generaciones desde tiempos romanos, una especie de nueva tierra prometida en la que convivían con cristianos y musulmanes no sin ciertos roces por otro lado lógicos pero también comunes a otros reinos (no se trató de un fenómeno aislado de España). En cambio, Sefarad era un verdadero paraíso, con un clima cálido pero agradable y solar de las tres grandes culturas, como pudo verse en al-Andalus, un experimento único en el Mundo. Cierto que hubo persecuciones de índole religiosa, pero pronto los reyes comprendían que los judíos eran los mejores gestores y expertos comerciantes por lo que no tenía sentido castigarles. En la Península Ibérica, si las circunstancias eran propicias y corrían tiempos de tolerancia, un judío podía prosperar y mucho, alcanzando las más altas cotas de poder e influencia, por lo que sin lugar a dudas, la religión siempre fue una excusa peregrina para justificar las persecuciones: la verdadera razón era la envidia que causaban los judíos al ser más emprendedores, por lo general, que los cristianos lo que les granjeó mucha enemistad y recelo entre los que no conseguían destacar como los hebreos lo hacían, de ese modo tan natural, como si lo llevaran en la sangre.

 

De todos modos, lo normal era que se viera a los judíos como personas normales y corrientes, dedicadas al comercio y que vivían en juderías pero a fin de cuentas barrios con sus sinagogas y escuelas talmúdicas y que si en ocasiones fueron tratadas como verdaderos guettos, con medidas legales segregacionistas por parte de algunos monarcas influidos por la Iglesia cristiana del momento, lo cierto es que no solía haber problemas con la comunidad judía en ningún sitio.

 

Sí existieron algunos roces entre gremios pero rara vez. Seguro que cuando los musulmanes del reino de Granada, ya conquistado, vieron la procesión judía abandonar sus casas, llorando amargamente desconsolados, entre los cuales figurarían amigos suyos, sentirían un nudo en el estómago ya que en ese mismo momento se estaban percatando de que las Capitulaciones de Santa Fé eran papel mojado y que sin duda, si se expulsaba a los judíos cuando algunos de ellos habían ayudado en la toma de Granada, las siguientes víctimas del fanatismo religioso cristiano español de los siglos XV y XVI serían los propios musulmanes.

 

Seguro también que muchas familias cristianas no veían con buenos ojos la expulsión de los judíos con cuyos hijos los suyos jugaban a menudo. Es más, tanto cristianos como musulmanes acogieron a judíos y muchos se convirtieron al cristianismo solo por permanecer en la que era su patria. Pero Isaac Abravanel, aunque podía entenderlo, no era de esta clase de hombres:

 

"Y marcharon sin fuerza, trescientos mil estandartes del pueblo dijo, yo entre ellos, desde joven a anciano, niños y mujeres, en un día, desde todas las ciudades del reino. Y yo también elegí su camino, el camino del barco, "en el corazón del mar"; y yo en medio del destierro vine [a Nápoles] con toda mi casa".

 

En el puerto de Valencia, Isaac Abravanel embarcó con su familia, rumbo a Nápoles, donde el rey nombró a Isaac su tesorero. En 1494, el nuevo rey de Nápoles, Alfonso II, le mantuvo en el cargo, pero se vieron ambos obligados a huir cuando los franceses invadieron Nápoles. Una nueva tragedia sacudiría a Isaac: su gran enciclopedia, que pudo rescatar de España y llevarse consigo, una verdadera joya literaria, fue destruida por los soldados franceses.

 

El depuesto rey y su leal servidor junto con sus respectivas familias se marcharían a Messina, donde su protector, el rey Alfonso, moriría.

 

Al año siguiente regresaría al Reino de Nápoles, una vez se marcharon los franceses pero nunca olvidaría Sefarad (España), a la que tanto amaba. Es probable que junto con la familia Ibn Daud de Lucena fueran de los clanes judíos más antiguos que llegaron a Hispania tras las guerras judías del siglo I a.C. en que los romanos destruirían el Primer Templo de Jerusalén. 

 

Su periplo no acabaría en el sur de Italia puesto que, en 1503, Isaac se traslada al norte, a la floreciente Venecia, donde participaría activamente en su política comercial como consejero de renombre.

 

El final de Isaac es tan triste como su vida, plagada de destierros, uno tras otro, a pesar de la lealtad que siempre mostró a los monarcas a los que sirvió, lealtad no correspondida por esos reyes ávidos de riquezas y poder y que no dudaban en sacrificar a sus mejores hombres en pro de su desmedida ambición. Aunque murió en Venecia, sería enterrado en Padua pero los soldados franceses entraron en la ciudad y una vez más arrasaron todo lo que encontraban a su paso, entre otros lugares el cementerio donde fue enterrado Isaac Abravanel; ni siquiera un lugar sagrado como este fue respetado en esa vorágine depredadora en la que se habían convertido las campañas bélicas de Italia.  La tumba de Isaac se perdió, destrozada como las demás, por lo que se desconoce qué fue de ella. Un final, sin duda, amargo e injusto para alguien cuyo único pecado fue tener un alto concepto de la lealtad y de la integridad. 

 

Su obra literaria es muy extensa; este es tan solo un resumen:

 

Comentarios:

 

-         Comentario a los Profetas

-         Comentario a la Torah 

-         Comentario al Libro de Josué

-         Comentario al Libro de Jueces

-         Comentario al Libro de Samuel

-         Comentario al Libro de Reyes

-         Comentario al Libro de Isaías

-         Comentario a Jeremías

-         Comentario a Ezequiel

-         Comentario a los Doce profetas menores

 

Ensayos:


-         Fuentes de Salvación

-         Anunciador de Salvación

-         Las Victorias de su Mesías

-         Corona de los Ancianos 

-         Principio de la Fe

-         Sacrificio de Pascua

-         Herencia de los Padres

-         Guía de Perplejos de Maimónides

-         Obras de Dios

-         La Justicia de los Mundos

 

El estilo de Abravanel es reiterativo y es contrario a interpretaciones racionalistas y alegorías, dando más importancia a las lecciones de tipo moral. Su brillantez y lo prolífico de su obra le convierte en uno de los grandes pensadores del siglo XVI, cuando verdaderamente comienza a darse a conocer su obra de forma masiva.


Se podría decir que fue un humanista que estudió diferentes materias, por lo que dominaba varias disciplinas lo que trasladado a su trabajo como hombre de finanzas o gestor de fortunas ya fueran reales, esto es, de las monarquías a cuyo servicio estuvo, ya de grandes señores de la nobleza portuguesa, castellana o italiana, lo que le reportaría un gran prestigio pero también le granjearía las envidias de muchos contemporáneos que se sentían amenazados por su influencia. Sin embargo, Isaac se había criado en un ambiente tolerante, recibiendo de su padre el consejo de conocer antes a los hombres por sus cualidades y potencial que hacerse una idea de ellos preconcebida dejándose llevar únicamente por sus creencias religiosas. Gracias a este planteamiento, se aleja de la simplicidad de muchos estudiosos eclesiásticos que todo lo reducían a la voluntad de Dios, como excusa pues no comprendían nada de lo que les rodeaba ni se molestaban en hacerlo, mientras que Abravanel analizaba detenidamente su entorno y cualquier escrito que comentara si bien es verdad que, llevado por su universo profético de ángeles y demonios, para este magnífico empresario y asesor financiero, el Mundo se entiende perfectamente comprendiendo antes las Sagradas Escrituras, por lo que se dedicó a estudiarlas a fondo.  Sin embargo, supo diferenciar un poder civil de otro eclesiástico como la forma de gobierno más aconsejable (durante su estancia en Venecia llegó a decir que el mejor Gobierno de un Estado era el de los jueces, similar al de la "Serenísima República de San Marcos").  

 

Aún así, estableció un método de trabajo novedoso y adelantado a su época como fue introducir un texto que después es comentado ampliamente, como hoy en día sigue haciéndose además de clasificar su ingente obra en colecciones con temáticas parecidas llevando un orden que pocas veces hemos visto ni antes ni después de él salvo ya entrado el siglo XIX.  

 

Isaac Abravanel, un hombre honesto y cumplidor, leal hasta la muerte pero desencantado de la realeza de la que se dio cuenta que no hacía mejores a los hombres sino más viles. Defendió su inocencia en la conjura de Portugal durante toda su vida, incluso cuando ya en Venecia los enviados comerciales portugueses le miraban con recelo al comprobar que asesoraba al Gobierno del Dux; a fin de cuentas, su condena a muerte por la justicia portuguesa seguía vigente.

 

Debió de ser muy duro comunicar a su pueblo que los Reyes Católicos de Castilla y Aragón habían decretado expulsarles cuando la toma de Granada estaba aún reciente, una campaña en la que habían participado Abravanel y otras grandes familias judías de modo muy activo y que más que motivo de tristeza y pesadumbre debería haber sido la celebración de una victoria merecida que en gran parte fue debida a su excelente gestión al frente de los recursos militares cristianos. En cambio, los reyes les pagaron sus servicios con la expulsión.   

 

Unos monarcas obsesionados por la unidad absoluta con lo que hacer realidad la Reconquista y pasar así a la Historia dejándose llevar por los fundamentalistas religiosos de la época, que entonces era la Iglesia cristiana y su inquisidor general, Tomás de Torquemada. No obstante, debemos recordar lo injusto que sería juzgar a todo un pueblo como el castellano ya que el respaldo era mínimo pues también sufrió las torturas y desmanes de la Inquisición tanto como los judíos, tal vez peor  puesto que a ellos se les expulsó pero a los castellanos y mucho más a los conversos, se les prohibió la libertad de culto y expresión pues según las disposiciones de la “Santa Inquisición”, cualquier súbdito que estuviera ya en la adolescencia era sospechoso de sus actos y dichos por lo que era igualmente susceptible de sospecha sobre su identidad religiosa, pasando por los oscuros cuartos de tortura más de 110.000 personas, solo en época de Torquemada. Tal vez, los judíos fueron unos privilegiados al marcharse puesto que los que se quedaron sufrieron la sinrazon y el fanatismo en sus carnes.  


Edicto de Expulsión de los judíos de España


Respuesta de Isaac Abravanel a los Reyes Católicos:


Sus Majestades: 
Abraham Senior y yo agradecemos esta oportunidad para hacer nuestra ultima expresión en palabras llevando la voz de las comunidades Judías que nosotros representamos, condes, duques y marqueses de las cortes, caballeros y damas no es un gran honor cuando un judío es llamado a asistir por el bienestar y seguridad de su pueblo.
Pero es una mayor desgracia cuando el Rey y la Reina de Castilla y Aragón y por supuesto de toda España tiene que buscar su gloria en gente inofensiva.
Encuentro muy difícil comprender como todo hombre judío, mujer y niño pueden ser una amenaza la fe Católica.
Muy fuertes pero demasiados fuertes cargos.
¿Es que nosotros lo destrozamos?
Es todo lo opuesto. ¿No estáis Vos admitiendo en este edicto a confinar a todos los Judíos en lugares restringidos y de tantas limitaciones en nuestros privilegios legales y sociales sin mencionar obligándonos a usar disturbios humillantes? ¿No fueron suficientes las opresiones impuestas, no nos aterrorizo con su diabólica Inquisición? Déjeme hacer esta materia perfectamente dura para todos los presentes no dejare callar la voz de Israel en este día.
Escuchad Oh los cielos y adjudique escuchar, Rey y Reina de España por mi Isaac Abravanel dirigirme a Vos yo y mi familia somos descendientes directamente del Rey David verdadera sangre real la misma sangre del Mesías corre por mis venas. Es mi herencia y yo lo proclamo en nombre del rey de Israel.
En nombre de mi pueblo, el pueblo de Israel, los escogidos por Dios declaro son inocentes y sin culpa de todos los crímenes declarados en este abominable edicto. El crimen y la transgresión es para Vos no es para nosotros soportar el decreto sin justicia que Vos habeis proclamado hoy será su derrota y este año en el cual imagina como el año de la gran gloria será la vergüenza más grande de España. Siendo como recompensa de esta virtud individual, siendo bien reconocido que la palabra de honor es su cometido apropiado para las buenas obras nobles de modo adicional cuando un acto inapropiado se cometiera que la reputación de la persona sufriría. Y cuando los Reyes y Reinas cometen hechos dudosos se hacen daño a ellos mismos. Y como bien se dice entre más grande la persona que comete un error el error es mayor.
Errores si son reconocidos temporalmente pueden ser corregidos y el ladrillo que soporta la estructura endeble puede ser vuelto a colocar en la posición correcta. Así mismo un edicto errado si es cambiado a tiempo puede ser corregido pero objetivos religiosos han aventajado la razón y malos consejos han precedido justo razonamiento. El error de este edicto será irreversible lo mismo que estas obligaciones que proclama el Rey y la Reina míos, escuchadme bien: error ha sido su error profundo e inconcebible como España nunca haya visto hasta ahora. Vos sois los únicos responsables como armas del poder de una nación como las artes y letras dan las pautas de sensibilidades mas refinadas si Vos habeis aplacado el orgullo del Infiel Musulmán con la fuerza de su ejercito dando muestras de conocimiento del arte y la guerra por que de su estado interno de su conciencia ¿Con qué derecho sus Inquisidores recorren los campos quemando libros por miles en piras publicas?
¿Con qué autoridad los miembros de la Iglesia desean ahora quemar la inmensa biblioteca Arábica de este gran palacio moro y destruir sus preciosos manuscritos? porque, es por su autoridad mi Rey y mi Reina. En lo más profundo de sus corazones Vuestras Mercedes han desconfiado del poder del conocimiento, y Vuestras Mercedes han respetado solo el poder. Con nosotros los Judíos es diferente. Nosotros los Judíos admiramos y estimulamos el poder del conocimiento. En nuestros hogares y en nuestros lugares de rezo, el aprendizaje es una meta practicada por toda una vida. El aprendizaje es nuestra pasión que dura mientras existimos; es el corazon de nuestro ser; es la razon de acuerdo nuestras creencias para los cuales hemos sido creados. Nuestro agresivo amor a aprender pudo haber contrabalanceado su excesivo amor al poder. Nos pudimos haber beneficiado de la protección ofrecida por nuestras armas reales y Vos os pudieseis haber beneficiado de nuestros adelantos de nuestra comunidad y el intercambio de conocimientos, y digo que nos hubiésemos ayudado mutuamente.
Así como se nos ha recordado de nuestra falta de poder de modo que su nación sufrirá de las fuerzas de un desequilibrio que Vuestras Mercedes han dado su inicio. Por centurias futuras, vuestros descendientes pagaran por sus apreciados errores del presente. Vuestras Mercedes verificaran y la nación se transformara en una nación de conquistadores. Buscando oro y riquezas, viviendo por la espada y reinando con un puño de acero.
Y al mismo tiempo os convertiréis en una nación de iletrados, vuestras instituciones de conocimiento, amedrentadas por la continuación herética de extrañas ideas de otras tierras y otras gentes, no serán respetados. En el curso del tiempo el nombre tan admirado de España se convertirá en un susurro ente las naciones. España, que siempre ha sido pobre e ignorante, España la nación que mostró tanta promesa y que ha completado tan poco. Y entonces algún día, España si preguntara a sí misma: ¿que ha sido de nosotros? ¿Por qué somos el hazme reír entre las naciones? Y los Españoles de esos días miraran a su pasado porque sucedió esto. Y aquellos que son honestos señalaran a este día y a esta época lo mismo cuando esta nación se inicio. Y la causa de su decadencia no mostrara a nadie mas que a sus reverenciados soberanos Católicos, Fernando e Isabel, conquistadores de los Moros, expulsores de los Judíos, fundadores de la Inquisición y destructores de inquisitivas mentes de los Españoles.
El edicto es testimonio a la debilidad Cristiana. Esto ha demostrado que los Judíos son capaces de ganarle a los siglos. Argumento viejo sobre estas dos creencias. Esto explica el porque existen falsos Cristianos: estos los Cristianos cuyas creencias han sido sacudidos por los argumentos de que el Judío que conoce mejor. Esto explica porque la nación Cristiana se perjudicara como dice que lo ha sido. Deseando silenciar la oposición Judía, la mayoría Cristiana ha decidido no seguir argumentando eliminando la fuente del contra argumento. La oportunidad hacia el Judío no se le otorgó.
Después de hoy esta es la ultima oportunidad a traer este tema en tierra Española. En estos últimos momentos de libertad otorgada por el Rey y la Reina, y yo como representante de la Judería Española, reposara en un punto de la disputa teológica. Yo lo dejare con un mensaje de partida a pesar de que a Vuestras mercedes no os guste.
El mensaje es simple. El histórico pueblo de Israel, como se ha caracterizado por sus tradiciones es el único que puede emitir su juicio si Jesús y sus demandas de ser el Mesías, y como Mesías su destino fue de salvar a Israel, de modo que debe venir de Israel a decidir cuando debe salvarlo. Nuestra respuesta es la única respuesta que importa, o si acaso Jesús fue un falso Mesías. Mientras el pueblo de Israel exista, mientras las gentes de Jesús continúen en rechazarlo. Su religión no puede ser validada como verdadera. Vuestras Mercedes pueden convertir a todas las gentes, a todos los salvajes del mundo, pero mientras no convierta al Judío, Vuestras Mercedes no han probado nada excepto que Vuestras Mercedes pueden persuadir a los que no están informados.
Lo dejamos por este confortante conocimiento. Por que Vuestras Mercedes pueden disponer de sus poderes, nosotros poseemos la verdad por lo alto. Vuestras Mercedes podrán desposeernos de individuos, pero no podrán desposeernos de nuestras almas sagradas y la verdad histórica la cual es el único testigo nuestro.
Escuchad Rey y Reina de España, en este día Vuestras Mercedes han engrosado la lista de fabricantes de maldades contra los remanentes de la Casa de Israel si Vuestras Mercedes se empeñan en destruirnos, todos han fracasado. Mas, sin embargo, nosotros prosperaremos en otras tierras lejanas. Y doquiera que iremos, el Dios de Israel estará con nosotros. Y a Vuestras Mercedes Rey Fernando y Reina Isabel la mano de Dios los atrapara y castigara por la arrogancia de sus corazones.
Hágase a Vuestras Mercedes autores de esta iniquidad, por generaciones a venir, será relatado repetidamente como su fe no fue benevolente y como su visión fue cegada. Pero más de sus actos de odio y fanatismo, el coraje del pueblo de Israel será recordado por haberse enfrentado contra el poderoso Imperio Español y nos hemos apegado a las herencias religiosas de nuestros padres, resistiendo a los argumentos inciertos.
Expúlsennos, arrójennos de esta tierra que hemos querido tanto como Vos, per los recordaremos Rey y Reina de España como los que figuran en nuestros santos libros como aquellos que buscaron nuestros daños. Nosotros los Judíos con sus hechos en las paginas de la historia, y de los recuerdos de nuestros sufrimientos e incurrirán en mayor daño a sus hombres mas que el mal que nos ha causado.
Nosotros les recordaremos y a su vil edicto de Expulsión por siempre.



Adolfo Estévez

Pd.: En la actualidad, Argentina es el País sudamericano donde la comunidad judía es más importante. En esta Nación hermana, existe la Fundación Abravanel por si alguien deseara conocer algún dato más sobre la interesante obra de Isaac Abravanel o su familia. 


William Shakespeare

Nacido en Stratford on Avon el 23 de abril de 1564, era el tercero de ocho hijos aunque de una acaudalada familia pues su padre era John Shakespeare, comerciante y político local.

Su madre era católica por lo que sufrió de niña junto a su familia las persecuciones de Isabel I.

Su nivel cultural ha dado mucho que hablar pues se sabe que fue un pésimo estudiante por lo que se llegó a especular con la posibilidad de que diera su nombre al verdadero autor de sus obras quién permanecería en el anonimato, por el motivo que fuera, pero nunca se pudo comprobar esta hipótesis. Lo cierto es que no existe nada escrito por Shakespeare que no sean sus obras teatrales o poéticas, ni cartas, ni ensayos, ni nada.

Con tan solo 18 años se casó y tuvo tres hijos, aunque uno murió en 1596, cuando ya llevaba en Londres siete años.

En Londres se enroló en la compañía teatral Chaberlain’s Men, más tarde conocida como King’s Men, propietaria de dos teatros, The Globe y Blackfriars y con los que ganaría mucha fama y dinero (se repartían beneficios), trabajando primeramente como actor y posteriormente como autor.

Gracias al mecenazgo del conde de Southampton, prosperó notablemente pero también le supuso algún problema posterior con la Corte de Isabel I, cuando un complot encabezado por el conde estuvo a punto de costarle la vida o la ruina, pero al comprobarse que ni él ni la compañía teatral para la que trabajaba tenían nada que ver, se vieron libres de todo cargo sin que les afectara en el futuro.

Vivió en Londres durante 24 años hasta que a la edad de 49 se retiró a su ciudad natal, con una inmensa fortuna invertida en inmuebles en Londres y otras localidades.

Para 1592 ya era bien conocido en Londres por sus obras “Enrique VI” y “La comedia de los equívocos”.

Publicaría su primer éxito con 29 años de edad, el poema “Venus y Adonis”, viniendo después otros poemas como “El rapto de Lucrecia” (1594) y los Sonetos (1609), todos ellos amorosos (tenía fama de romántico empedernido).

Pero fueron sus 34 obras teatrales las que le darían fama mundial, siendo una de las más exitosas “Sueño de una noche de verano”.

Shakespeare consiguió llegar al espectador gracias a la forma coloquial de hablar de los personajes de sus obras, sin tanta carga ni tecnicismo absurdos que nadie comprendía.

El año 1600 marca un antes y un después en su obra: aparecen sus grandes tragedias como “Hamlet”, “Otelo” o “Macbeth” y las conocidas como «comedias oscuras».

“Pericles” sería su tragicomedia más conocida pero lo cierto es que Shakespeare solo publicó 16 de sus obras en vida; el resto aparecerían en el Folio, recopilación que serviría de base para todas las ediciones posteriores.

Sin duda, Shakespeare ha sido uno de los más importantes e influyentes dramaturgos de la Historia de la Literatura Universal.

Murió el 23 de abril de 1616 (un día después que Cervantes, el otro gran literato universal de la época, aunque es probable que no se conocieran) y fue enterrado en la iglesia de Stratford.

Su carrera podemos dividirla en cuatro etapas:



Antes de 1594 (relata la Inglaterra del siglo XV):


- Enrique VI

- Ricardo III

- La comedia de los equívocos

- La doma de la Bravía



1594-1.600 (Historia y comedias alegres):


- Tito Andrónico

- Los dos hidalgos de Verona

- Trabajos de amor perdidos

- Ricardo II

- Enrique IV

- Enrique V

- Sueño de una noche de verano

- El mercader de Venecia

- Mucho ruido y pocas nueces

- Las alegres casadas de Windsor

- Romeo y Julieta

- Julio César



1.600-1.608 (tragedias y comedias oscuras):


- Como gustéis

- Noche de Epifanía

- Hamlet

- Otelo, el moro de Venecia

- El rey Lear

- Antonio y Cleopatra

- Macbeth

- Troilo y Crecida

- A buen fin no hay mal principio

- Medida por medida



Desde 1608 (tragicomedias románticas y colaboración con John Fletcher):


- Coriolano

- Timón de Atenas

- Pericles, príncipe de Tiro

- Cimbelino

- El cuento de invierno

- La tempestad

- Enrique VIII

- Los dos nobles caballeros



Foto: www.flickr.com/photos/66296868@N00/1166838851


Entradas más recientes Entradas antiguas Página principal